• español
  • deutsch
  • english

Corazón de la isla, centro del mundo y tierra de gigantes…

 

por Jürgen Mayer

En Sineu siempre han vivido los más grandes. Gigantes. Aproximadamente 2000 años antes de Cristo colocaron con sus propias manos las pesadísimas losas para construir monumentos de rocas, los talayots. En el año 1718 se descubrió debajo de una lápida con caracteres desconocidos, detrás de la iglesia, el esqueleto de uno de estos gigantes altísimos – de tres metros!

 

Hoy en día el esqueleto y la lápida están inhallables, invisibles. Y el eje que mantiene nuestro mundo en equilibrio, tampoco nadie lo ha visto. Aún así la gente mayor del pueblo esta convencida de que el eje se encuentra justo debajo de su iglesia. Debe ser así. Al fin y al cabo, Sineu es el centro del mundo. „Toda esta carga, toda la responsabilidad para el equilibrio del mundo recae sobre nosotros“ se dice en Sineu.

 

El tesoro más grande del pueblo es su historia.

 

Por supuesto esta historia pertenece a la mitología. Pero también explica porqué los Sineuers son tan orgullosos. El tesoro más grande del pueblo es su historia. Durante cuarenta años – desde 1309 hasta 1349 – era la capital de Mallorca. En aquella época el rey Jaume II ordenó que todos los súbditos pudieran llegar fácilmente a la residencia real. Sineu, en el centro de Mallorca, fue el lugar idóneo. Cuando el rey le concedió los derechos de mercado, Sineu se convirtió en el centro económico y comercial. Aún hoy, el mercado semanal que se celebra los miércoles es el mercado de productos agrícolas más grande de la isla. Ya desde hace mas de 700 años „Sa Fira“, la feria primaveral en el primer domingo de mayo, atrae a más visitantes que cualquier otra en Mallorca.

 

Sineu se encuentra en el centro de la Mallorca profunda conservando las raíces y tradiciones más auténticas. En ninguna parte de la isla el pasado es

 

más vivo que en Sineu. Paseando por los antiguos callejones de Sineu sentimos la historia a cada paso. Ese ambiente resulta especialmente notable una tarde de agosto cuando el calor abrasador del día ha disminuido y las sombras de las viejas casas de piedra se han alargado. En esta luz el gran numero de de cruces y pozos en las calles parece querer dar testimonio del rico pasado de Sineu en cada esquina.

 

Al caer la noche la iglesia parroquial Santa Maria se ve aún más poderosa que en la luz intensa de medio día, y el campanario parece más alto. Siete campanas convocan a misa. Delante de la iglesia „El León“ guarda el escudo de Sineu. Este león alado representa a San Marcos, el patrón del pueblo, y sujeta el escudo con firmeza entre sus garras delanteras.

 

A solo dos calles, en la cima del pueblo, se halla el antiguo palacio del rey. Desde hace 400 años es el hogar de monjas. Hasta hoy en día. Y en el antiguo Convento de los Mínimos se encuentra el ayuntamiento. Detrás de sus muros hay un claustro que data del siglo 16 –  uno de los mas bonitos de España.

 

Hoy en día Sineu no ha perdido nada de su viejo encanto. Aquí palpita el corazón de la isla. Encontramos una cantidad inusual de restaurantes y bares. Y a los visitantes les encanta volver a Sineu. Desde todas partes de la isla. Al fin y al cabo, en Sineu estamos en el centro de la isla. Y en el centro del pasado de Mallorca.

 

Jürgen Mayer
nacido en 1964, Moderador (WDR2, Inselradio), periodista, escritos, orador, vive en Sineu desde hace 9 años.
www.juergenmayer.de